⏰ Lun-Vie: de 9:00 a 19:00. Sáb: de 10:00 a 14:00

habitación de cultivo interior sin armario portada

Cómo montar tu habitación de cultivo interior sin armario

Cuando alguien decide cultivar plantas dentro de casa, la opción más sencilla es hacerlo en un armario. Pero existe otra alternativa, que es la de hacerlo en una habitación de cultivo interior sin armario. Y quien dice una habitación, dice cualquier espacio abierto y acondicionado como un sótano, un desván, un container, una bodega…

¿Por qué montar una habitación de cultivo interior sin armario?

Como decimos, montar una habitación de cultivo interior sin armario no es la opción más fácil. Pero sí que tiene muchas ventajas. La principal es que el dinero que te ahorrarás en un armario, lo podrás gastar en mejorar el espacio de cultivo. Y no menos importante, que podremos configurar ese espacio a nuestro antojo y no necesariamente a las medidas de un armario.

¡Pero cuidado!

No todo es tan maravilloso como en principio parece. Porque si no hacemos las cosas teniendo también en cuenta los inconvenientes, el cultivo puede terminar en un desastre. Desde problemas con los vecinos por el olor o el ruido, hasta la visita de la Policía.

Aun así, no te preocupes. A continuación te daremos los mejores consejos para montar una habitación de cultivo interior sin armario y que pase totalmente desapercibida incluso para las posibles visitas que puedas tener.

¿Qué necesitamos para cultivar sin armario?

Lógicamente, lo fundamental es contar con una habitación a la que no le demos mucho uso. Un armario de cultivo permite tener las plantas aisladas del exterior, algo vital para evitar la contaminación lumínica. En el período de oscuridad, jamás se debe interrumpir el descanso de las plantas.

La opción rápida es comprar un kit de cultivo interior sin armario que contiene los productos básicos para empezar un cultivo. Pero puede que ese kit no sea el mejor para el espacio que pretendemos dedicar a las plantas. En este caso merecerá la pena invertir en cada producto por separado.

Acondicionar la habitación de cultivo

Antes de empezar, tocará hacer una limpieza a fondo de tu habitación de cultivo interior sin armario e ir pensando la ubicación de las plantas. Y además tocará lidiar con el gran problema de este tipo de cultivos, que es el de plantearse como configuraremos el sistema de extracción e intracción de aire para evitar los malos olores.

La extracción de aire debe ir directamente al exterior. Y no ser que se trate de una habitación totalmente hermética, el aire se introducirá por cualquier pequeña ranura de la puerta. Pero siempre será mejor contar con un intractor que meta una buena cantidad de aire fresco directamente desde el exterior.

habitacion-de-cultivo-interior-sin-armario

Así que tendremos que plantearnos la manera de sacar dos tubos al exterior y al mismo tiempo evitar las filtraciones de luz. No es fácil en ocasiones, pero para todo hay solución. Por ejemplo, puedes tapar la ventana por dentro con un plástico negro o un tablero, y por fuera con una mosquitera.

En el plástico o tablero tendrás que hacer los agujeros para pasar los tubos. Y la mosquitera exterior impide que se vean demasiado y además permitirá que circule el aire. El tubo de la extracción preferiblemente tendrá que ir pegado a la mosquitera para que el aire no rebote contra él y vuelva de nuevo al interior.

Sin embargo, de momento tan solo bastará con ir pensando como solucionaremos este problema mientras pasamos a cosas más importantes.

¿Qué iluminación escoger al montar tu habitación de cultivo interior sin armario?

La iluminación es el pilar sobre el que gira un cultivo con luz artificial. Una buena elección marcará la diferencia entre el éxito o el fracaso. Las principales opciones son tres: lámparas de vapor de sodio HPS, lámparas LEC o luminarias LED.

Antes de decidirnos por cualquiera de estas opciones, nos debemos plantear 3 preguntas:

  • ¿Cuáles con nuestras expectativas de producción?
  • ¿Qué presupuesto tenemos?
  • ¿Te preocupa el consumo eléctrico?

Bien, vamos a explicar un poco esto. Más fundamental que la cantidad de plantas que se cultiven o el espacio que dedicaremos al cultivo, es tener una estimación de cuantos gramos sacaremos por cosecha.

Así que siempre por lo alto, calcula cuál es tu consumo anual. Al año puedes conseguir hasta 4 cosechas con una variedad de floración rápida, aunque lo mejor es apostar por 2 o 3 cosechas y tomarse unas vacaciones sin tener que cuidar las plantas.

Aunque la producción depende de varios factores como variedad cultivada, gama de abonos, temperatura y humedad, podemos dar unas cifras aproximadas con cada una de las alternativas de iluminación.

  • Kits HPS: se pueden esperar unos rendimientos de entre 0,7 y 1 gramos por W.
  • Iluminación LEC: los rendimientos serán más altos, entre 1 y 1,2 gramos por cada W.
  • Focos LED: cualquier cultivador no debería tener problema en conseguir entre 1,4 y 2 gr/W.

Así que pongamos que en un espacio de 1 m² y con la iluminación óptima, con un HPS de 400W cosecharíamos de 280 a 400 gramos. Con un LEC de 315W obtendríamos de 315 a 378 gramos. Y con un LED de 300 conseguiríamos de 420 a 600 gramos.

Así que sabiendo esto, coge la calculadora para saber con cuantas cosechas al año cumples tus expectativas dependiendo del tipo de iluminación.

Y, por otro lado, ten en cuenta también tu presupuesto. Los focos LED son la opción más cara, pero la más duradera, la de menor consumo y la que mayor producción ofrece. En el otro extremo están las lámparas HPS, hoy en día muy baratas, pero consumen mucho, duran pocos cultivos y producen mucho calor. Las lámparas LEC también emiten bastante calor, pero tienen un consumo menor, duran más y ofrecen mejor producción g/W.

¿Qué sistema de ventilación necesito?

Lo que llamamos sistema de ventilación incluye extractor de aire, intractor y un ventilador orientado hacia las plantas. Este ayudará a refrescarlas del calor producido por la iluminación, además de que un continuo movimiento de aire ayudará a que crezcan más sanas y fuerte.

Para saber qué extractor se necesita, calcula el volumen en m² de tu habitación de cultivo interior sin armario. Por ejemplo, si el espacio de cultivo mide 1 x 2 metros y la altura es de 2,5 metros, el volumen son 5 m³. Tendremos que multiplicar por 60 y el resultado en m³/h sería el caudal de extracción que necesitaríamos, en este caso 300 m³/h.

Pero no acaba aquí la cosa, ya que para compensar la pérdida de flujo debido a la instalación del filtro anti-olor, la longitud de conducto de ventilación y las posibles curvas que pueda tener, súmale la mitad del volumen de extracción (300 + 150 = 450 m³/h).

Como intractor, que no deja de ser un extractor instalado al revés, bastará con uno que tenga la mitad de volumen que el extractor. Siguiendo con nuestro ejemplo, con uno de 225 m³/h debería ser suficiente.

Para evitar tener que usar reducciones en los conductos de ventilación, úsalos de los mismos diámetros del extractor. El extractor siempre debería estar en una zona alta de la habitación, ya que el aire caliente tiende a ascender. Y el intractor, se debe situar en una zona baja. Por último, ya solo te queda pasar los tubos al exterior, como hemos comentado al principio.

¿Cómo eliminar los olores de tu cultivo?

Uno de los motivos que suelen delatar a un cultivo es el olor. Para evitar que tu cultivo sea descubierto debes asegurarte de que el aire que sale de los conductos de extracción está totalmente limpio, por eso es indispensable un filtro antiolor o filtro de carbón.

El filtro antiolor de carbón debe tener siempre un mayor flujo que el extractor. Por ejemplo, para un extractor de 450 m³/h el filtro debería ser de al menos 500 m³/h. De lo contrario, el extractor trabajaría muy forzado. Sería como para ti respirar con la boca abierta o a través de una pajita.

Hay variedades que tienen un olor muy fuerte y el filtro no es suficiente para limpiarlo. En estos casos es altamente recomendable utilizar un ozonizador para cultivo indoor, que eliminará completamente las partículas de olor. La combinación filtro antiolor y ozonizador es la más segura.

¿Cómo configurar el espacio para las plantas?

Y ya casi estamos terminando cuando habilitemos en el espacio para las plantas. En una habitación de cultivo interior sin armario, no tiene sentido forrar todas las paredes con papel reflectante. Lo mejor y habitual es ubicar las plantas en una esquina y forrar únicamente el espacio que ocupen en esas dos paredes.

El papel reflectante se usa principalmente para un mayor aprovechamiento de la luz que se reflejará en él y será devuelto a las plantas. Pero es solo útil cuando las plantas están muy próximas a él. Ponerlo en la pared es muy sencillo con cinta de pegar de doble cara.

cultivo-de-albahaca-en-interior-sin-armario

Es muy interesante trabajar cómodo, y las macetas situadas en el suelo no es algo muy cómodo que digamos. Con unos caballetes y un tablero, podemos tenerlas a una altura que nos permita regar, podar y hacer todo tipo de trabajos más eficazmente.

Y por supuesto, no te olvides de comprar una bandeja de drenaje. Cada vez que riegues, recogerá el agua sobrante en lugar de esparcirla por el suelo, manchando y mojando todo.

¿Cuántas plantas cultivar?

Esta es la pregunta del millón, ya que tiene muchas respuestas posibles. En principio, el número de plantas en un cultivo interior casero sin armario depende de los gustos de cultivador, del medio de cultivo o la técnica de cultivo.

Una buena densidad de plantas en un típico cultivo, partiendo desde semilla, serían unas 9 plantas por m² en macetas de 9-10 litros de tierra. Si se va a usar otro sustrato como el coco, las macetas podrían ser de 3-5 litros.

En cultivos en SCROG, técnica que consiste en cubrir la superficie de cultivo mediante podas y guiados de ramas, con 4-5 plantas en macetas de 18-20 litros sería suficiente para en pocas semanas tener una buena cobertura de todo el espacio.

¿Cómo crear el clima perfecto?

Hasta que no se comience a cultivar, no se podrá saber si las condiciones en cuanto a temperatura y humedad son óptimas, aceptables o inadecuadas. Dependiendo del tipo de iluminación, la temperatura de la habitación de cultivo interior sin armario subirá más o menos. En ocasiones puede ser excesiva, pero en otras puede ser insuficiente.

Lo mismo ocurre con la humedad. Tan solo por el simple echo de tener un sustrato húmedo, la humedad tenderá a aumentar. Pero como es algo que en gran medida viene condicionado por la humedad exterior, puede llegar a ser alta o demasiado baja dependiendo de la fase de cultivo.

Antes de tirarse de cabeza a comprar un humidificador, un deshumidificador, un aire acondicionado y un calefactor, usa un simple termohigrómetro durante los primeros días para saber realmente qué necesitas. Pero siempre ten en cuenta que estos parámetros pueden variar mucho dependiendo de la época del año.

¿Es mejor el cultivo en armario o habitación?

Independientemente del número de plantas o de la experiencia del cultivador, los armarios de cultivos siempre son la mejor opción. En ellos es más fácil crear unas condiciones óptimas para el crecimiento de las plantas, tienen un mejor aprovechamiento de la luz y al estar completamente cerrado es también más sencillo controlar los malos olores que pueda haber.

Por otro lado, cultivar en habitación de cultivo interior sin armario te permitirá adaptar el cultivo a tus necesidades y ahorrar en la compra de un armario de cultivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Envío Gratis

En pedidos a partir de 49€

14 días para devoluciones

Garantía de devolución del dinero

Regalitos

En todos los pedidos

Compra 100% Segura

Bizum / MasterCard / Visa

Abrir chat
💬 ¿Necesitas ayuda?
Hola 👋
¿Podemos ayudarte?