Secadores

Una malla o secador de cogollos te permitirá secar una gran cantidad de flores en muy poco espacio y de una manera óptima. ¿Quieres saber por qué necesitas uno? ¡Sigue leyendo más abajo!

En nuestro Grow Shop te ofrecemos los mejores secaderos de cogollos a un precio muy Barato, con máxima discreción y envíos gratis.

Mostrar Filtros

Mostrando los 16 resultados

  • Malla de Secado Redonda 8 Niveles
    28,90 33,90 
  • Malla de Secado Secret Jardin Dryit 45
    6,90 
  • Kit de secado Optigarden
    116,20 
  • Malla de Secado Cuadrada con 8 niveles
    35,90 
  • Malla de Secado Cuadrada con 5 niveles 45cms
    18,50 
  • Recambio de Filtro Antiolor Herbdryer
    8,90 12,50 
  • Malla de Secado Herbdryer XL con Filtro Antiolor
    60,50 
  • Malla de Secado Herbdryer con Filtro Antiolor
    42,90 
  • Malla de Secado The Pure Factory Pure Dry modular
  • Gel de Silice VDL
    9,50 
  • Carro de secado VDL
    650,00 
  • Liofilizador Doméstico Grande Harvest Right
    5.990,00 
  • Secadora de Hielo de Harvest Right
    11.145,00 
  • Malla de Secado The Pure Factory
  • Malla de Secado Secret Jardin Dryit 90
    36,90 
  • Malla de Secado Dark Box Dryer
    6,50 33,50 

Mostrando los 16 resultados

Una de las mejores maneras de secar los cogollos es mediante una malla o secador de cogollos. Un correcto secado de las flores es esencial si queremos conseguir el mejor aroma y sabor de nuestros cogollos.

Mediante el proceso de secado se debe eliminar completamente la clorofila, así como una parte de la humedad que contienen los cogollos. Un error en este proceso puede dar como resultado flores con un mal sabor y baja potencia, o incluso peor, la perdida parcial o total de la cosecha si aparece moho u hongos como la botrytis o el oídio.

¿Por qué necesitas un secador de cogollos?

Porque es sin duda la manera más eficiente y cómoda de secar las flores de nuestra cosecha. Gracias a sus bandejas podemos optimizar el espacio de secado, secando una gran cantidad de cogollos en un espacio muy reducido.

Gracias a sus bandejas transpirables habrá una correcta ventilación que nos ayudará a prevenir la aparición de hongos perjudiciales que puedan arruinar nuestra cosecha. Y debido a su poco peso y materiales de calidad ultraligeros podrás instalarlo en cualquier lugar de una manera rápida y sencilla.

Secadores de cogollos

¿Cómo secar los cogollos en una malla o secador?

La mejor forma de secar los cogollos en un secadero es hacerlo en un lugar oscuro donde no haga frío ni calor. Una temperatura de entre 18 y 25º es ideal para este proceso. Una temperatura baja alargará el proceso de secado y una muy alta lo acortará, secando las flores en muy poco tiempo.

Otro de los parámetros que tenemos que tener en cuenta es la humedad relativa, que debe estar entre 45 y 55%. Si la humedad es inferior o superior deberemos de instalar un humidificador o un deshumidificador según sea el caso. Otra manera es utilizar gel de sílice que absorberá el exceso de humedad.

Es recomendable pelar y manicurar bien los cogollos antes de ponerlos en la malla de secado. Así reduciremos la humedad del lugar y conseguiremos una mejor aireación de las flores previniendo a su vez la aparición de botrytis u oídio. Una vez los tenemos manicurados hemos de extenderlos bien distribuidos en las bandejas del secadero.

Podemos secarlos con ramas o sin ellas. Nosotros recomendamos hacerlo con las ramas, ya que doblándolas podemos saber si las flores tienen la humedad adecuada. Si las ramas se dobla como si fuera una goma es que todavía no están listos los cogollos. En el caso de que se parta y se oiga como un crujido es que los cogollos están en el punto óptimo de secado y tendremos que pasarlos del secador de cogollos a botes herméticos.

Es importante también que el proceso de secado se haga en un lugar oscuro y ventilado. La luz degradará los terpenos aromáticos en la resina y los principios activos de las flores. Por este motivo es importante secarlos a oscuras y lejos de la luz del sol. Que haya un mínimo de ventilación también es imprescindible para que no se vicie el aire y puedan aparecer hongos o moho.

Si los cogollos de tus plantas tienen un gran tamaño te recomendamos que los dividas en flores de menos tamaño. Es común que cogollos de gran tamaño no puedan expulsar al exterior la humedad que contienen en el interior. Esta humedad interior es caldo de cultivo para hongos que se expanden muy rápido por toda la sala o armario de secado.

Si tienes bastante espacio también puedes utilizar un secadero extensible de cuerdas en los que puedes colgar tus plantas o ramas. Hay modelos de 2 y 4 cuerdas con una longitud aproximada de 5 metros.

¿Cuánto tiempo hay que dejar secar los cogollos?

El tiempo de secado que tienen que estar los cogollos en el secador dependerá de la humedad, temperatura, y de si los cogollos han sido manicurados o no. Dependiendo de estos factores, el tiempo de secado suele estar entre 10 y 21 días, aunque el tiempo óptimo suele ser 15 días.

Hay que tener especial cuidado si las flores se secan muy rápido. Si se secan en menos de una semana, la clorofila no desaparecerá y tendremos flores con un sabor desagradable. También perderán mucha humedad de forma muy rápida. Si esto ocurre los cogollos se quedarán como si fueran paja y no pesarán ni tendrán sabor ni efecto alguno.

Evita secar los cogollos de forma rápida

Hay cultivadores a los que no les gusta esperar y secan sus flores de diferentes formas. Es común encontrar por internet formas de secar los cogollos con un secador de pelo, en un horno, en un microondas o con un ventilador.

Hacerlo de estas formas dará como resultado destruir una gran cantidad de terpenos y por tanto la perdida de las características organolépticas de los cogollos. Otro de los problemas es que la clorofila no se eliminará y al consumir las flores “rascarán” y tendrán un sabor desagradable. Después de al menos 3 meses de cultivo, ¿no es mejor esperar un poco más y hacer las cosas bien?

Evita secar los cogollos en cajas de cartón

Esto es una práctica habitual en algunos cultivadores, y no por ello es un buen método. El cartón absorbe rápidamente la humedad de los cogollos, haciendo que se sequen demasiado rápido y en exceso. Por lo que aparecerán los problemas que acabamos de mencionar cuando los secamos de una manera demasiado rápida.