Show Filters

Mostrando los 13 resultados

  • Tutor de Plástico Verde 1,5m
    1,00  Añadir al carrito
  • Tutor de Plástico Verde 90cm
    0,40  Añadir al carrito
  • Malla de Entutorar VDL 1x10m
    7,50  Añadir al carrito
  • Malla de Entutorar VDL 2x5m
    7,50  Añadir al carrito
  • Malla de Entutorar VDL 1x5m
    5,50  Añadir al carrito
  • Malla de Entutorar VDL 2x10m
    11,90  Añadir al carrito
  • Webth 120x60 cm Secret Jardin
    3,90  Añadir al carrito
  • Malla elástica VDL Trellinet
    6,50  Añadir al carrito
  • Tutor Circular VDL
  • Webth 150x75 Secret Jardin
    6,90  Añadir al carrito
  • Tutor Trampa
  • Webth 150x75 Secret Jardin
    7,50  Añadir al carrito
  • Tutor Medussa Protect
    0,54  Añadir al carrito

Mostrando los 13 resultados

¿Para qué sirven los tutores de plantas?

Los tutores son estructuras que se usan para dar soporte y sostener plantas. Generalmente, se emplean en plantas a las que se les desea dar determinada forma. Pero también a las que son propensas a ceder con el peso de la cosecha, o para evitar la rotura de ramas a consecuencia del viento.

El tutorado de plantas es común en especies de todo tipo. Desde plantas trepadoras y de flor (las típicas mallas de cuadros para claveles, rosas o crisantemos), hasta árboles frutales, vides o incluso pequeños bonsáis.

¿Qué tipos de tutores para plantas existen?

Existen tutores de muchos tipos y materiales. Desde los típicos palos tutores de plástico, madera, metal o material reciclado, hasta todo tipo de mallas para plantas trepadoras o cualquier otra de crecimiento vertical como las judías, y mallas para SCROG donde se pretende favorecer el desarrollo horizontal.

La última novedad son los tutores trampa. Su llamativo color es un reclamo para los insectos, que se quedarán adheridos en su recubrimiento adhesivo. Además, evita que insectos trepadores puedan acceder desde el suelo.

¿Cómo poner un tutor para plantas?

Poner un tutor es muy sencillo. Pero es necesario saber algunas cosas a la hora de escoger el tutor que mejor se adapta a la planta. Algunas necesitan tutores fuertes y resistentes. Y otras prefieren tutores más flexibles y delgados.

Escoge siempre un tutor suficiente alto. Para una planta que crecerá 2 metros, no optes por un tutor de 50 cm. Colócalo siempre próximo al tallo de la planta, así no tardará a comenzar a crecer alrededor de él.

Cuando se tenga que atar una rama al tutor, hazlo siempre sin ceñir demasiado la cinta o cuerda para evitar daños en el tallo o ramas. Revisa regularmente para comprobar que sigue bien sujeto a la planta y el tronco al engordar no se asfixia con la cuerda o cinta.

En el caso de entutorar con mallas un cultivo en SCROG, sitúa y fija la malla a una distancia de unos 30 cm de las plantas. En cuanto las apicales de las plantas alcancen la malla, debes ir guiándolas en diferentes direcciones hasta cubrir prácticamente la totalidad del espacio de cultivo.