Show Filters

Mostrando el único resultado

  • Controlador CO2 con sonda Neptune Hydroponics
    411,90  Añadir al carrito

Mostrando el único resultado

En un cultivo indoor, el control de la cantidad de dióxido de carbono en el aire es de vital importancia para el crecimiento y desarrollo de las plantas. El CO₂ es un nutriente esencial y su disponibilidad en el aire puede afectar tanto al crecimiento como al rendimiento.

En exterior las plantas disponen de cantidades de CO₂ ilimitadas. Pero en interior o invernadero, llegan a agotarlo rápidamente y en este caso no tardan en sufrir las consecuencias.

Además, un aumento controlado del CO₂ hace posible que las plantas demanden más agua, más nutrientes y más luz. Los cultivadores que lo usan para optimizar sus cultivos, obtienen unos rendimientos de hasta el 20% más.

¿Por qué es necesario un controlador de CO2 en un cultivo de interior?

Un controlador de CO₂ permite medir y controlar la cantidad de CO₂ en el ambiente de una manera precisa y totalmente automática. Esto permite ajustar el flujo de dióxido de carbono y mantener un nivel óptimo para el crecimiento de las plantas.

Además, al controlar el flujo de CO₂ de una manera tan precisa, se reduce su costo debido a que tan solo se aportará cuando el nivel descienda por debajo de lo deseado.

¿Qué tipos de controladores de CO₂ existen?

Existen diferentes tipos de controladores de CO₂ dependiendo de su uso, aunque mayormente se diferencian por el tipo de sensor que emplean para la lectura. Es el sensor es quien realiza la lectura, envía la señal al controlador, y este actúa sobre la electro-válvula o bombona de CO₂ regulando el flujo de salida o la desconexión. A continuación nombramos los más comunes:

  • Controladores de CO₂ por diferencia de presión
  • Controladores de CO₂ por infrarrojos
  • Controladores de CO₂ por conductividad
  • Controladores de CO₂ por conductancia

Cómo se instala con controlador de CO₂

  • Escoge un lugar adecuado para el controlador, cerca de una fuente de energía.
  • Conecta el sensor de CO2 al controlador y sitúalo en el interior del armario.
  • A continuación conecta la bomba de CO2 o la válvula al controlador.
  • Conecta el controlador a la fuente de energía.
  • Configura el controlador y verifica que funciona correctamente.