Catálogo de productos

Mostrar Filtros
  • Prot-eco Bio Neem

    8,90 22,90  Seleccionar opciones
  • Trabe ProNeem Harina de Torta de Neem

    13,90 71,90  Seleccionar opciones
  • Neudorff Trampa Huerto Atrapainsectos

    8,00  Añadir al carrito
  • Jabón Potásico Neudorff

    15,50  Añadir al carrito
  • Flower Neemex 500 ml

    11,50  Añadir al carrito
  • Trampas VDL Disc Trap

    12,90  Añadir al carrito

Las moscas blancas son una plaga común que afecta a una amplia variedad de plantas, incluyendo hortalizas, frutales y plantas ornamentales. Estos pequeños insectos pueden causar daños significativos al succionar la savia de las plantas, debilitándolas y haciéndolas más susceptibles a enfermedades.

¿Qué es la mosca blanca?

La mosca blanca es un pequeño insecto volador pertenecen a la familia de los aleuródidos, de la que existen más de 1.500 especies. Los adultos miden entre 1 y 1,5 mm y tienen un cuerpo de color amarillo pálido con un par de alas blancas.

Se reproducen rápidamente, y las hembras pueden vivir de 14 a 55 días, mientras que los machos viven entre 6 y 34 días.

Estos insectos tienen un aparato bucal picador-chupador que les permite alimentarse de la planta. Además de debilitarla, puede transmitir enfermedades y virus. El más letal es el geminivirus, causante de grandes pérdidas de cultivos y ecosistemas a nivel mundial.

La mosca blanca ataca a cítricos como naranjos o limoneros, tomates, pimientos, judías, berenjenas, plantas de flor e incluso de interior.

Detección de la mosca blanca

Al ser tan pequeñas, de color blanco y volar, a veces es muy difícil detectarlas en las plantas. Pero son muy apreciables las marcas que deja en las hojas al alimentarse, que son como pequeños círculos de menos de un milímetro de color blanquecino.

Ponen los huevos en el envés de las hojas, por lo que es más sencillo encontrarlas ahí cuando se detectan las primeras marcas en las hojas.

¿Cómo se previene la mosca blanca?

Antes de recurrir a insecticidas, es importante seguir prácticas de prevención y control para mantener a raya las poblaciones de mosca blanca. Algunas medidas efectivas son las siguientes:

  • Adecuar los riegos a las necesidades de cada planta y las condiciones climáticas.
  • Evitar el exceso de nitrógeno.
  • Revisar regularmente las plantas, especialmente el envés de las hojas, para detectar su presencia.
  • Aplicar regularmente preventivos como Aceite de Neem o jabón de potasa.
  • Las trampas cromáticas de color amarillo, además de un método de control, permite identificar los insectos que frecuentan el cultivo.

Insecticidas para combatir la mosca blanca

Si la prevención no es suficiente y la plaga se ha descontrolado, es posible que sea necesario utilizar insecticidas. Existen dos tipos principales: químicos y orgánicos o ecológicos.

Insecticidas químicos

Los insecticidas químicos pueden ser efectivos para controlar las moscas blancas, pero también pueden tener efectos negativos en el medioambiente y en otros organismos benéficos. Algunos ejemplos de insecticidas químicos eficaces incluyen acetamiprid, como el famoso y eficaz Epik.

Insecticidas orgánicos y ecológicos

Los insecticidas orgánicos y ecológicos son una opción más respetuosa con el medioambiente y son igual de efectivos que los químicos. Entre los más destacados se encuentran el jabón potásico, el aceite de neem, la tierra de diatomeas o las piretrinas naturales (Prot-eco Kenpyr o Neudorff Spruzit RTU), todos ellos productos naturales e inocuos para la salud.

¿Cuál es el mejor insecticida para eliminar mosca blanca?

Al elegir el mejor insecticida para combatir mosca blanca en plantas, es importante tener en cuenta factores como la efectividad, la seguridad para el medioambiente y los organismos beneficiosos y la facilidad de aplicación.

Basándonos en estas consideraciones, recomendamos tierra de diatomeas, un polvo hecho de restos fosilizados de algas unicelulares llamadas diatomeas. Se emplea como un insecticida natural y controlador de plagas. Sus partículas microscópicas de sílice actúan dañando la capa protectora de los insectos, provocando su deshidratación y muerte.

Qué otros insecticidas matan la mosca blanca

El jabón potásico es una opción efectiva y ecológica para controlar esta plaga. Este producto reblandece el exoesqueleto de los insectos, debilitándolos y causando su muerte. Además, es seguro para la salud y tiene un impacto mínimo.

Las piretrinas se extraen del fruto de ciertos crisantemos. Actúan como un insecticida de amplio espectro, eficaz contra moscas blancas y otras plagas como ácaros, pulgones y trips. La aplicación conjunta de jabón potásico y piretrinas naturales puede incrementar la efectividad del tratamiento.

El aceite de neem es un extracto natural que se obtiene de las semillas del árbol de neem, conocido como Azadirachta indica. Se utiliza ampliamente en la agricultura como insecticida y fungicida orgánico debido a sus propiedades pesticidas.